logoGEMATORRENS
El mejor legado de una madre o un padre a sus hij@s
es un poco de su tiempo cada día.
Battista.
Para un matrimonio la decisión de separarse es algo que sucede después de mucho pensarlo y no suele hacerse a la ligera. Si además existen hij@s en común, esta decisión es aún más difícil.
Con frecuencia, l@s hij@s han sido testigos de tensas discusiones y enfrentamientos durante la convivencia y ello les afecta de diferentes maneras: pueden sentirse culpables, sentir ira y resentimiento, tristeza…, hasta el punto de que, cuando llega la separación, pueden sentirse aliviad@s, además de confundid@s, tristes y/o enfadad@s.
Cuando la decisión sea irreversible es necesario explicar el nuevo escenario a l@s hij@s, tengan la edad que tengan (siempre que se pueda tener una conversación con ell@s). Es necesario adaptar el lenguaje a su edad.
Una serie de pautas nos ayudarán a enfrentar esta delicada situación:
Ø  Se aconseja decirles que el amor que sienten por ell@s no va a cambiar. Es necesario recalcar que aunque mamá y papá no vivan junt@s, siempre serán una familia, porque ell@s son sus hij@s a los que seguirán cuidando y queriendo. Necesitan saber que, tanto su padre como su madre, están con ell@s y que acudirán si necesitan su ayuda.
Ø  Es importante que sepan qué va a suceder a partir de ahora: dónde viviremos cada un@ de nosotr@s, cuándo nos veremos… En la medida de lo posible, se aconseja que sus rutinas no cambien de forma abrupta, sobre todo al principio.
Ø  Sobra decir que es imprescindible dejar de discutir delante de l@s hij@s; si existen puntos de desacuerdo deben tratarse en privado. En los primeros momentos de la separación puede que resulte más costoso realizar este esfuerzo; no obstante, con el tiempo, puede que la relación incluso mejore.
Ø  Hay que evitar la sobreprotección porque supone una segunda victimización para ell@s y, además, se suele convertir en una trampa que l@s hij@s acaban utilizando para manipular a las madres y los padres.
Ø  Así mismo, es necesario hacer un esfuerzo y superar las heridas emocionales de los malos tiempos de la convivencia para evitar resentimientos que puedan ser captados por ell@s (pues son especialmente sensibles a esta comunicación no verbal). De esta forma podremos evitar con mayor facilidad la tentación de hablar mal del otro miembro de la pareja, cosa que puede resultar fatal para nuestr@s hij@s, y eso es algo que no deseamos en absoluto. La alienación parental, así se denomina el hecho de poner a un hij@ en contra del otro cónyuje, puede producir importantes traumas emocionales en l@s niñ@s.
Ø  Es aconsejable contactar con l@s tutor@s de l@s hij@s para informar de la nueva situación familiar y solicitar colaboración.
Ø  Para recortar el proceso de separación,  que es el momento en que l@smenores pueden sufrir más, resulta útil regular lo antes posible el régimen de visitas, los aspectos económicos, la custodia… Es un error prolongar la situación y permanecer en stand by, sobre todo si la relación es tensa. Si es posible de mutuo acuerdo, la mediación es siempre mejor alternativa que la vía judicial.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies